lunes, 2 de noviembre de 2009

LO BELLO Y LO SUBLIME

Ahora que estan saliendo los terminos clasico y romantico me parece interesante hablar de las categorias artisticas. Categorias artisticas hay tantas como autores han hablado de ellas, pero hay dos que han tenido especial importancia por las continuas nota a pie de pagina que han tenido durante nada menos que 24 siglos y está muy relacionada con el clasicismo y el romanticismo: LO BELLO Y LO SUBLIME.

Empecemos diciendo que Lo bello es inherente a la estética clásica como lo sublime a la romántica.

Lo bello se puede considerar aquello que nos produce placer estético debido a que podemos entender lo que observamos.

Sin embargo, lo sublime es la belleza desbordada, una belleza extrema, capaz de arrebatar al espectador a un éxtasis más allá de su racionalidad.

A estas dos definiciones básicas se le han ido añadiendo matices y revisiones, de las cuales la que me resultó más interesante fue la del escritor francés Bataille. Éste (si consigo ponerlo en pie) estaba muy interesado en lo que catalogaba como “erotismos”, que eran las experiencias que rompían nuestra individualidad y nos hacían salir de nosotros mismos, nuestra conciencia de individuo y nos fundian con la colectividad. Las experiencias religiosas, las hinchadas en el futbol, los conciertos de música, el sexo, los extasis ante una obra de arte... para Bataille lo sublime era un tipo de erotismo. Lo bello es nuestra individualidad y lo sublime nuestra colectividad.

Así, lo bello es una tranquila contemplación, un acto reposado (un templo griego, una iglesia románica), mientras que la experiencia de lo sublime agita y mueve el espíritu (un retablo barroco, una catedral gótica)

Lo bello y lo sublime han sido dos constantes durante todo el arte occidental. Se le han llamado de diversas maneras pero se refieren a lo mismo. En la Grecia clásica eran la Charis (pronunciado jaris) y el Pathos (pazos), que significan literalmente Gracia y Sentimiento. Para Nietzsche era lo apolíneo y lo dionosíaco. Lo apolíneo es lo ordenado, lo racional, lo mesurado. Lo dionisíaco es lo desenfrenado, lo pasional, lo desbordado, lo caótico. Esto es sólo una pequeñísima muestra de la presencia de estas dos categorías en la teoría del arte, porque la lista de tratados y atores sobre el tema no tiene fin.

Pues bien, de estas dos categorías básicas nacen otras tres sub-categorías. De lo bello deriva lo sensual y lo pintoresco y de lo sublime deriva lo patético.

Lo sensual es una contemplación que primero estimula a los sentidos antes que a la racionalidad. Tiene las mismas caracteística que lo bello en cuanto a contención, orden y mesura, pero nos atrae a un nivel sensorial, más que a un nivel racional. Por tanto, es una experiencia menos fría. Ingres y Praxiteles son representantes muy característicos de esta categoría.

Lo pintoresco es radicalización de lo Bello en tanto que es lo máximo en individualización. Es la contemplación de algo que nos llama la atención por ser especialmente individual y extraordinario. Curiosamente, pese a ser una sub-categoría de lo bello, en prodigó especialmente durante el romanticismo, con las estampas populares griegas, italianas y españolas que les llamaban tanto la atención a los centroeuropeos (y a la postre, esa individualización de las características nacionales serían el germen de los nacionalismos)

Lo patético se puede definir cuando esa observación desbordada se nos echa encima y nos devora. Es cuando lo que debía de ser subime dejamos de de controlarlo y nos absorve finalmente. Si lo pintoresco es la consecuencia última de lo bello, lo patético lo es de lo sublime. Ver una tormenta en alta mar desde la playa es una experiencia sublime, estar en una barca en medio de esa tormenta, es una experiencia patética. Las pinturas negras de Goya y los expresionistas alemanes del S XX son claros ejemplos de lo patético. Curiosamente, Patético provine de la palabra griega Pathos, que comentábamos antes que hacía referencia a lo sublime.

Y para terminar, unos ejemplitos pictóricos de todo esto, con los que será muy fácil entenderlo.


Lo Bello: Bouguereau - Penélope
Lo sublime: Friedrich - El caminante sobre el mar de nubes

Lo Pintoresco: Manet - Lola de Valencia

Lo sensual: Ingres - La gran Odalisca
Lo Patético: Goya - Saturno devorando a uno de sus hijos

5 comentarios:

  1. Hola Pablo: interesante entrada, aunque un poco extensa; pero claro el tema lo requiere. Pensaba hacerte alguna apostilla referida a lo sublime, pero tal vez le dedique un post entero cuando tenga tiempo. Te recuerdo de nuevo que Catalina Trigos te trajo un regalito de París, y cuando vengas a recogerlo igual se ha extraviado de tanto "botar" por aquí.

    ResponderEliminar
  2. no se como te a trevez a catolagar al cuadro "Saturno devorando a su hijo" del gran maestro Goya como patetico, la belleza tambien consta de conocer este lado oculto del humano sin el no hay frma de mantener un equilibrio, me pareces mas patetico por tu falta de sensibilidad y espero tengas mas cuidado en tus criticas deven ser objetuales mas no de gusto propio mas criterio por favor

    ResponderEliminar
  3. Amigo anonimo, no creo que el editor de este articulo se refiera a que es patetico el cuadro de goya, porque si estudiaras estetica te darias cuenta que habla de las categorias, el que este se encuentre entre lo ridiculo, son imagenes psicologicas, resaltan valores humanos, sentimientos etc. no cataloga esto como mal obra.
    Atento por favor. jojojo

    ResponderEliminar
  4. Tiene razón samn, es una categoría estética, no se está refiriendo a que el cuadro de Goya sea patético en el sentido de ridículo o de mala calidad, supongo que si lo ha puesto es porque le gusta. Lo único es que el cuadro representa una imagen que no se podría catalogar como pintoresca o sublime.

    ResponderEliminar
  5. creo q tu ensayo esta muy mal interpretado pues primero Kant que es el primer filosofo en hablar sobre lo bello y sublime menciona que el arte gotico cae en lo monstruoso o patetico como tu dirias y para tu informacion los grabados negros de goya sa han clasificado como las mejores de sus pinturas pues fue uno de los artistas mas expresivos al igual q su arte, piensa que tu opinion personas ignorantes la pueden tomar muy en cuenta lo cual seria un peligro, sinceramente creo que las personas que no saben de lo que hablan caen como tu dirias "en lo patetico"

    ResponderEliminar